Seleccionar página

Todavía hoy encuentro casos de pequeñas empresas, a veces con no más de dos empleados, que dudan de la necesidad de tener un sitio web para su negocio. ¿Para qué voy a querer yo una web? Es, quizás, la pregunta más frecuente.

Pues bien, aquí están cinco de las razones principales.

 

  1. Tener presencia en Internet

 

El mejor escaparate para tu negocio es Internet.

Cada vez más gente realiza consultas y comparaciones en la red antes de contratar un servicio o realizar una compra.

Tu imagen corporativa y tu página web son la cara visible de tu marca.

 

  1. Tu negocio abierto 24 horas, 365 días

 

Un posible cliente no siempre tiene el tiempo ni la posibilidad de acudir a tu empresa a consultar qué servicios ofreces o si tienes el producto que busca.

Sin embargo, en cualquier momento puede sacar su móvil y buscar si,  «Reformas Manolo» también le puede renovar la cocina o si la «Ferretería de Lola» tiene mosquiteras.

 

  1. Publicidad de mayor alcance al menor coste

 

Mantener una página web es realmente económico si lo comparamos con cualquier otro sistema de publicidad global y, además, cuenta con un alcance ilimitado.

 

  1. Carta de presentación de tu empresa

 

En tu web puedes mostrar tus trabajos, quién eres, cuánto tiempo llevas en el sector, cuáles son tus productos especiales y, en definitiva, mostrar al futuro cliente las razones por las que debe contratar tus servicios y no los de la competencia.

 

  1. Complementario al «boca a boca»

 

La mayor parte de las pequeñas empresas han visto prosperar su negocio gracias al tradicional, e indudablemente eficiente, “boca a boca”.

Una web permitirá que, además de contarlo, los clientes satisfechos puedan recomendar tus servicios mostrando todo lo que ofreces de una forma mucho más visual.

 

No dejes pasar la oportunidad de adaptar tu negocio a las nuevas tecnologías. Consúltanos para saber cómo podemos ayudarte

 

5 mejoras en tu packaging

En general,  los productos mejor valorados son aquellos en cuyo packaging se presta especial atención tanto a la imagen como a su contenido. Con esto quiero decir que, aunque tu negocio sea pequeño o pienses que para tus productos basta con un empaquetado simple y poco trabajado, te equivocas.  Si realmente quieres transmitir calidad y seriedad a tus clientes, has de cuidar los pequeños detalles.

WhatsApp chat